20 marzo 2014

Red velvet sin colorantes

¡Hola hola!

Creo que ya os había comentado alguna vez lo mucho que me gusta el bizcocho red velvet. Aquí os había dado la receta adaptada a cupcakes, pero como sabéis, la receta es la misma si se hace en bizcocho, simplemente hay que tener cuidado con los tiempos de cocción.

Pues bien, se me ocurrió que este bizcocho rojo tenía que tener algo más de "historia" que el simple hecho de añadir colorante sin más, y brujuleando por internet encontré la explicación que buscaba en el blog de SandeeA, La receta de la felicidad.




Al parecer hay varias versiones, pero una de ellas apunta a que el bizcocho podría hacerse con remolacha, y así es como he querido probar, a ver qué tal quedaba.

La explicación completa así como la receta la encontraréis aquí, pero también os la transcribo a continuación:




RED VELVET SIN COLORANTES

Ingredientes

- 200 g de remolacha cruda
- zumo de un limón
- 2 cucharadas de vinagre
- 125 g de nata fresca
- 125 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 200 g azúcar
- 2 huevos medianos
- 1 cucharada de extracto de vainilla
- 250 g de harina
- 1 cucharada de cacao en polvo natural (por ejemplo, Hershey, no Valor)
- 2 cucharaditas rasas de levadura química


Elaboración

- Precalentamos el horno a 150º.
- Preparamos dos moldes iguales de 18 cm engrasándolos y enharinándolos ligeramente
- Pelamos, troceamos y trituramos la remolacha. Agregamos el zumo de limón y el vinagre, para preparar un puré de remolacha lo más fino posible. Agregamos la nata fresca y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.
- En un bol amplio mezclamos bien la mantequilla con el azúcar, hasta obtener una mezcla homogénea y cremosa.
- Añadimos un huevo, mezclamos bien, y cuando esté perfectamente integrado, añadimos el otro y mezclamos otra vez.
- Añadimos la mezcla de remolacha y nata, y la cucharada de vainilla. La masa tendrá un aspecto como de cortada, pero es normal.
- Mezclamos en otro bol la harina, el cacao y la levadura química y la vamos añadiendo poco a poco a la mezcla "cortada" anterior hasta que esté todo bien integrado.
- Vertemos la mitad de la mezcla en cada molde y lo metemos en el horno. En teoría debería llevar unos 20-25 minutos, pero cada horno es un mundo y a mi bizcocho le llevó casi 40 minutos. Tenéis que ir probando para ver que no esté crudo.




- Sacamos del horno, esperamos unos minutos, desmoldamos y cuando esté frío el bizcocho, nivelamos para que las dos capas tengan el mismo tamaño. Yo los dejé prácticamente tal cual como salieron del horno.


La "capa blanca" de relleno y cobertura la podéis hacer con lo que queráis, pero a mi me gusta mucho que sea de queso. Para ello mezclaremos bien los siguientes ingredientes hasta obtener una masa homogénea, esponjosa y blanquecina:

- 125 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 250 g de queso crema tipo Philadelphia
- 200 g de azúcar glass.

Es muy importante que sea azúcar glass y no azúcar normal, porque si no al comerla estaríamos masticando el azúcar y es realmente desagradable (por lo menos para mí). También he de decir que queda bastante dulce, así que al que le guste algo menos, puede echar la mitad de azúcar.




Para completar la decoración simplemente espolvoreé un poco de coco rallado, y he de decir que me gusta mucho cómo le queda y el saborcillo que aporta.





Cosillas varias:


  • Este bizcocho no tiene nada que ver con el que lleva colorante. Al llevar la remolacha queda mucho más húmedo y consistente (el otro es mucho más ligero y esponjoso), así que una tarta pequeña os cundirá bastante...
  • La nata fresca (o crème fraîche) si no la encontráis, en teoría la podéis sustituir por un yogur griego natural.
  • La primera vez que lo hice, no encontré remolacha cruda y recurrí a la cocida envasada. El resultado en textura y sabor es prácticamente igual, pero cambia mucho el color. Con la cocida, que es la foto de arriba, queda el color amarronado que veis, incluso puede que haya alguien que no le parezca muy apetecible. La foto de abajo es de la tarta con remolacha cruda. No es que se aprecie muy bien en las fotos, pero os puedo asegurar que queda un color rojo intenso muy bonito.
  • Es fundamental que la remolacha quede muy bien triturada para que luego no se encuentren trocitos. Os puedo decir que la gente que la probó "a ciegas" no supo identificar el ingrediente, aunque sí se nota que algo "raro" tiene...






Os animo a que la probéis, queda muy rica y ¡seguro que sorprenderéis!



P.D: Enlazo esta entrada en la fiesta de enlaces número 59.

12 comentarios:

  1. Vinagre de manzana? Y porque dices q chocolate valor en polvo no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le eché vinagre de arroz, que era el que tenía por casa, pero imagino que vinagre de manzana también irá bien. Un vinagre blanco suave. Y lo del cacao es porque nos interesa que el pH de la masa quede lo más ácido posible para que el color de la remolacha no se pierda al hornear (por eso lleva vinagre, limón y nata fresca). El cacao natural (Hershey por ejemplo) es ácido y el procesado (Valor por ejemplo) es básico. Así es como lo explica Sandee en su blog y así lo hice y quedó espectacular. La siguiente pruebo con el Valor, a ver si se nota el cambio de color. Si pruebas tú me cuentas, ¿vale?

      Eliminar
    2. Yo probare cuando me propongas un relleno q no sea a base de queso 😉

      Eliminar
    3. Mmm, pues ganaché de chocolate blanco, por ejemplo... Ya te enseñaré cómo hacerlo ;)

      Eliminar
  2. ¡Qué interesante!
    Le tiene que dar un punto muy especial.
    De momento, tengo tu versión con colorante pendiente de hacer, que me gustó mucho. Y si se me da bien ya daremos el salto... :-)
    ¡¡Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que se te da bien, que es muy fácil (¡y muy rico!). Cuando pruebes me cuentas.
      ¡Besos!

      Eliminar
  3. He visto en varios blogs la tarta red velvet, pero esta es la primera en la que no se usan colorantes, que no soy muy partidaria de ellos, así que habrá que probarla ;)

    Mi Mausita

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado de relujo ya vi hace tiempo esta forma de hacerlo pero aun no me he decidido a ponerme a ello sigo haciendolo con el colorante ,tendre que quedarme sin el para tirarme a la pisicina.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  5. Jeje, quedarte sin colorante y encontrar remolacha cruda, que a mi no me resultó tan fácil...
    ¡Besos y feliz finde!

    ResponderEliminar
  6. Pues tiene una pinta estupenda!! Gracias por explicarnos el truquillo del color rojo... Vengo de la fiesta de enlaces ;-o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte, Txell. Anímate a hacerla, ya verás qué rica
      ¡Besos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...