17 febrero 2014

Red Velvet

¡Hola hola!

Hoy os traigo una receta que es posible que muchos ya conozcáis, pero para los que no, os diré que es una de mis favoritas. No solo por lo colorida que resulta (que eso, como imaginaréis, es lo más fácil de conseguir), sino por lo jugoso que queda el bizcocho.

En este caso hice cupcakes, pero la receta es exactamente igual si queréis hacer un bizcocho. Con estas cantidades salen 12 cupcakes normales.

Os pongo primero la receta, que ya os digo que se puede hacer tranquilamente con un bol y una varilla, sin ningún robot ni avance tecnológico raro, y al final os pongo algunas cosillas para los "no" o "poco" iniciados en la repostería, para que no se asusten...







RED VELVET CUPCAKES

Ingredientes...

- 150 g de azúcar (blanquilla, normal)
- 150 g de harina (normal, nada de harina de repostería)
- 50 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 1 huevo grande
- 2 cucharadas de postre de cacao en polvo (yo las pongo colmadas, que me gusta el toque de cacao)
- 125 ml de buttermilk (que se hace echando 2 cucharaditas de zumo de limón o vinagre blanco en 125 ml de leche a temperatura ambiente unos 10 minutos hasta que se vea con aspecto cortado, aunque parezca raro o asqueroso)
- 1 cucharada de postre de extracto de vainilla
- 1 cucharada de postre de vinagre blanco (de vino blanco, manzana...)
- 1/2 cucharada de postre de bicarbonato sódico
- colorante rojo al gusto (yo usé el de marca Wilton, pero en teoría da más color el de Sugarflair. No aconsejo usar los colorantes líquidos que se venden en el super porque dan poco color y al tener que usar mucho, alteran la textura de la masa)





Elaboración...

- Precalentamos el horno a unos 170-160º (ya sabéis que cada horno es un mundo) y ponemos las cápsulas de papel en la bandeja de cupcakes.
- Preparamos el buttermilk, que estará listo en el tiempo que preparamos lo demás.
- Batimos bien la mantequilla con el azúcar.
- Añadimos el huevo y la vainilla y seguimos batiendo hasta que esté bien integrado.
- Tamizamos la harina junto con el cacao, añadimos la mitad a la mezcla, e integramos.
- Echamos el buttermilk, removemos, y echamos la otra mitad de harina y cacao.
- En un vaso ponemos la cucharada de vinagre blanco (yo estos los hice con vinagre de arroz, que era el único que tenía por la cocina, y quedaron muy bien), le echamos el bicarbonato e inmediatamente (tiene que estar haciendo burbujas) lo incorporamos a la mezcla. Removemos todo bien.
- Echamos una pizca de colorante rojo (aproximadamente media cucharadita de café) y removemos. Si vemos que no queda suficientemente rojo podemos echar un poquito más, pero no os paséis, porque luego al hornear el color ganará intensidad.
- Repartís la mezcla en las 12 cápsulas (no deberían quedaros más llenas de 3/4 aproximadamente) y horneamos unos 20 minutos. Hay que comprobar con un palillo que estén hechos antes de sacarlos del horno.
- Dejamos enfriar y ¡¡nos los comemos!!




Cosillas varias para los que queráis probar a hacer esta receta super fácil y no esteis de hacer repostería:

- que no os asuste lo del bicarbonato y el vinagre. Suena raro, pero es lo que se usa en vez de la levadura para que suba la masa. No sé por qué, pero sólo lo he visto en la receta de red velvet.

- que no os asuste tampoco el buttermilk. Es así, la leche cortada con mala pinta.

- si no tenéis colorante y no queréis comprar sólo para una receta, no le echéis. Como lleva cacao quedarán marroncetes, como si fueran de chocolate, y con un sabor exquisito.

- las cápsulas de papel hay que ponerlas en una bandeja de cupcakes porque como son finas, al echar la masa se nos deformarían y quedaría hecho un churro. Si no tenéis bandeja, podéis echar la masa directamente en las cápsulas metálicas que venden en el súper que son como para flan. Son un poco más grandes, así que controlad las cantidades y supongo que el tiempo de cocción será pelín diferente. Controlad cuando estén hechas con un palillo y tomaos el tiempo que os di como aproximación.

- las que hice yo, como veis en las fotos, las decoré. El red velvet se suele decorar con buttercream (básicamente una masa de mantequilla y azúcar) pero tiene un sabor muy particular que a mi no me gusta mucho. Se puede decorar con lo que queráis, pero a mi este bizcocho, que no queda muy dulce, me gusta con crema de queso. Esta vez cogí directamente una tarrina de queso de untar (Philadelphia) y lo mezclé bien con un poco de nata, para aligerar. Si sois dulceros, echadle azúcar (mejor azúcar glass, para que no se note), pero si no, así queda perfecto. Que tampoco tenéis manga ni boquillas..... ¡tampoco hace falta! No os quedará muy bonito, eso sí, pero podéis untarlos directamente con un cuchillo, a modo de mantequilla en una tostada o comerlo a cucharadas, eso ya al gusto.



No quisiera terminar este rollo de entrada sin dar las gracias a Susana del blog Té con limón y canela que el pasado mes de diciembre hizo un sorteo entre sus seguidores y ¡me tocó a mi!

Esto es parte de lo que me envió, todo estupendo y riquísimo (y todo hecho por ella):




Y lo que me gustó especialmente fue una carta muy cariñosa que acompañaba el envío. ¡Gracias Susana!




Animaos a hacer los red velvet, que son muy fáciles y muy ricos.


P.D: Estoy enlazando esta entrada en la fiesta de enlaces 55 del blog Personalización de blogs.

14 comentarios:

  1. Te han quedado preciosos y ricos. Yo he hecho la tarta red velvet y me encanta, en cupcakes aun no me he animado...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Sonia! A mi me gustan más los cupcakes, son más fáciles de repartir... jeje
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Te puedes creer que con los miles de cupcakes que he hecho aun no me he animado con el red velvet? No tengo perdón....
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, pues no me lo creo, no. Anímate con esta receta y me cuentas qué tal te han quedado. ¡Ya verás como te encantan!
      ¡Besos!

      Eliminar
  3. Sofía, ¡qué pinta tan buena!
    Y lo mejor, lo bien explicada que está la receta... Este domingo es el cumpleaños de mi marido, le encanta esta tarta y nunca la he hecho, así q me parece q ha llegado la hora... :-)
    Y qué sorpresa me he llevado con las fotos del final.... ¡Jejejeje! Me alegra mucho q te haya gustado; son cosas sencillas, pero les puse mucha ilusión al hacerlas.
    ¡¡Un besote muy gordo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Susana! Pues yo creo que de este domingo no pasa, que tienes la excusa perfecta y la receta súper fácil. Ya me contarás cómo te ha quedado.
      ¡Besos!

      Eliminar
  4. Nunca he probado el red velvet así que con esta receta ya no tengo excusa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no tienes excusa, no. Así que... ¡manos a la obra! Sube luego una foto a mi facebook para que vean todos lo bien que te ha quedado.
      ¡Besos!

      Eliminar
  5. Se ven super ricos y ademas muy lindos :) te invito a visitar mi blog, saludos!

    ResponderEliminar
  6. He llegado aquí gracias a la fiesta de enlaces! Tienes un blog precioso!! Te sigo desde ya! Tengo que hacer un día esos cupcakes ;p Pásate por mi blog http://entredulcespecados.blogspot.com.es/2014/02/mi-segundo-premio-liebster-award-siiiii.html
    Felicidades por el premio Liebster Award!!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Mª Carmen! Ya me he pasado por tu blog y está muy muy bien...
      ¡Besos!

      Eliminar
  7. Hola sofia muchas gracias por la visita me ha encantado venir a conocerte , los cupcakes te han quedado preciosos pero lo mejor es lo ricos que tenian que estar no hay mas que ver ese corte ummm.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  8. ¡Muchas gracias! Igual está mal que lo diga yo pero estaban riquísimos, no duraron un telediario... Jeje
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...